MARAWI, Filipinas (AP) — Las autoridades filipinas contactaron con las partes que podrían conversar con rebeldes musulmanes en un intento por conseguir la liberación de unos 200 rehenes en una ciudad del sur del país, donde 129 personas fallecieron en una semana de combates, dijeron funcionarios el miércoles.

Los soldados han asegurado casi el 90% de la ciudad de Marawi, donde pistoleros ligados al grupo extremista Estado Islámico luchan contra las tropas del gobierno desde que una fallida redada para atrapar a un veterano líder rebelde desencadenó un asedio insurgente, dijo el portavoz del ejército, el general de brigada Restituto Padilla. Se cree que el líder insurgente Isnilon Hapilon sigue en Marawi, agregó.

Unos 960 civiles han sido rescatados y se estima que 1.000 residentes siguen atrapados en la ciudad, añadió Padilla. Entre los muertos hay 89 insurgentes, 19 civiles y 21 miembros de las fuerzas del gobierno, dijo.

Otros ocho rebeldes se rindieron y, de acuerdo con Padilla, proporcionaron “inteligencia muy, muy valiosa” durante su interrogatorio.

Un video de un sacerdote católico que fue tomado como rehén está siendo analizado por expertos, apuntó el vocero. Señaló que la grabación parece auténtica pero que Teresito Suganob pareció hablar bajo coacción y que los extremistas estarían empleándola como propaganda.

En el video, Suganob dijo que está retenido junto a otras 200 personas, entre las que hay niños, en lo que pareció ser una parte de Marawi con cicatrices de la batalla.

“Queremos vivir otro día, queremos vivir otro mes”, señaló Suganob, de pie ante escombros y edificios parcialmente calcinados. Dirigiendo sus palabras al presidente del país, Rodrigo Duterte, dijo: “Queremos vivir unos cuantos años más, y en su generosidad, señor presidente, en su corazón, sabemos que puede hacer algo”.

El obispo de Marawi, Edwin de la Pena, confirmó que Suganob es la persona que aparece en el video.

Padilla señaló que se han realizado esfuerzos para contactar con elementos que podrían tener acceso a ciertos canales para ayudar a la liberación de los rehenes. Aseguró a las familias de los cautivos que el ejército está haciendo todo lo que puede para mantenerlos a salvo, pero no ofreció más detalles.

“No estamos negociando con terroristas. Simplemente estamos trabajando estrechamente con una organización civil cuyo objetivo es salvar más vidas”, agregó.

Según Padilla, la grabación indica que los extremistas están luchando por su supervivencia.

“Están atrapados, están retenidos”, dijo. “Están en zonas de las que nunca saldrán libres a menos que se rindan”.

Duterte, que impuso la ley marcial en la región de Mindanao, aprobó la creación de un “corredor de paz” para acelerar el rescate de civiles y entregar ayuda humanitaria a los desplazados por el conflicto, explicó el vocero de la presidencia, Ernesto Abella.

___

La periodista de Associated Press Teresa Cerojano en Manila, Filipinas, contribuyó a este despacho.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.