BAGDAD (AP) — Una gran explosión perpetrada por el grupo extremista Estado Islámico en el exterior de una popular heladería del centro de Bagdad y un coche bomba durante la hora punta en la capital iraquí causaron el martes al menos 27 muertos, dijeron funcionarios.

Los ataques se producen mientras la milicia radical continúa perdiendo territorios ante las fuerzas iraquíes, respaldadas por Estados Unidos, en la batalla por Mosul, la segunda ciudad del país. Los extremistas suníes recurren cada vez más a ataques de tipo insurgente para reducir sus pérdidas.

Una explosión nocturna ante una heladería del concurrido vecindario de Karrada de la capital iraquí dejó 15 fallecidos y 27 heridos, señalaron responsables de la policía y sanitarios.

Una cámara de vigilancia captó el momento de la explosión. El video muestra una transitada avenida del centro de la ciudad, con autos circulando por la carretera en el momento del gran estallido. Una gran bola de fuego envolvió un edificio, obligando a los coches a desviarse para evitarla.

Videos publicados en redes sociales muestran escenas caóticas, con personas heridas y ensangrentadas pidiendo ayuda en la acera afuera de la heladería.

En el segundo ataque, un coche bomba estalló durante la hora punta de la mañana cerca de la Oficina Estatal de Pensiones, en la zona de Shawaka, causando 12 muertos, según la policía. Al menos otras 23 personas más resultaron heridas, agregó.

Ningún grupo reivindicó de inmediato la autoría del este atentado, aunque cumplía las características de las acciones del grupo EI. Todos los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato cumpliendo las normas de sus departamentos.

Los incidentes ocurrieron pocos días después del comienzo del mes santo del Ramadán, cuando los musulmanes ayunan durante las horas con luz de día. Cuando las familias rompen el ayuno a la puesta del sol, los restaurantes y cafeterías de Bagdad se llenan rápidamente.

Durante el Ramadán del año pasado, otra sección del vecindario de Karrada se vio sacudida por un gran atentado que mató a casi 300 personas, el ataque más letal en 13 años de guerra en la capital iraquí. El atentado fue reivindicado también por la milicia radical.

El ataque del martes coincide con la ofensiva de las tropas iraquíes para expulsar a combatientes del Estado Islámico de uno de sus últimos bastiones, en la ciudad norteña de Mosul.

Los comandantes iraquíes afirman que la ofensiva, que recientemente cumplió ocho meses, marcará el final del califato de la milicia radical en el país, pero admitió la posibilidad de que el grupo incrementara sus ataques insurgentes a raíz de las derrotas militares.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.