TEHERAN, Irán (AP) — Los iraníes comenzaron a votar el viernes en las primeras elecciones presidenciales desde el acuerdo nuclear con las potencias mundiales, y el actual presidente, Hasán Ruhani, enfrenta la dura competencia del aspirante conservador Ebrahim Raisi.

Los comicios están considerados en gran medida un referéndum de las políticas más moderadas del clérigo de 68 años, que allanó el camino para el pacto nuclear a pesar de la oposición de los conservadores.

Los asuntos económicos también estarán en la mente de los más de 56 millones de personas que podrán votar en los más de 63.000 centros habilitados en todo el país. El ciudadano medio todavía no ha visto los beneficios del acuerdo, que supuso que Teherán limitase su polémico programa nuclear a cambio del levantamiento de algunas sanciones.

El hombre con más poder del país, el líder supremo ayatolá Ali Khamenei, depositó simbólicamente la primera boleta y pidió a los iraníes que acudan en masa a las urnas.

“Las elecciones son muy importantes y el destino del país está en las manos del pueblo”, señaló.

Ruhani tiene la historia a su favor en los comicios. Ningún presidente en activo ha fracasado en la reelección desde 1981, cuando Khamenei llegó a la presidencia.

Pero esto no supone que sea un trámite fácil. Ruhani tiene tres rivales, aunque el más fuerte es el clérigo conservador Ebrahim Raisi, de 56 años.

Raisi, un profesor de derecho y exfiscal que lidera una influyente fundación benéfica religiosa con grandes negocios, es considerado por muchos como próximo a Khamenei. Raisi ha sido señalado como uno de sus posibles sucesores, pero Khamenei no dio su respaldo a ningún candidato.

Mostafa Hashemitaba, una figura proreformista que ya optó a la presidencia en 2001, y Mostafa Mirsalim, exministro de Cultura, completan la terna.

___

El periodista de The Associated Press Jon Gambrell en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, contribuyó a este despacho.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.