SAN DIEGO (AP) — Una mexicana quedó en libertad el viernes por orden de una jueza que rechazó los argumentos de que debería utilizar un dispositivo de rastreo mientras se dirime su proceso de deportación.

Claudia Rueda, de 22 años, planea afiliarse al Plan de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus iniciales en inglés), un programa que se inició en 2012 bajo el presidente Barack Obama y que protege de la deportación a los inmigrantes que ingresaron a Estados Unidos de manera ilegal siendo menores de edad. Su caso llamó la atención debido a que no tiene antecedentes penales y es activista migratoria.

La jueza migratoria Annie S. Garcy, dijo que retener a Rueda sin fianza era “excesivamente severo” y permitió su liberación bajo palabra. Recalcó los logros académicos y de otro tipo de Ruedas, y se mostró incrédula cuando un abogado del gobierno solicitó que se obligara a Rueda a utilizar un dispositivo de rastreo.

“Wow, ¿un dispositivo de rastreo? ¿En verdad?”, preguntó Garcy, quien se encuentra en una asignación temporal procedente de Newark, Nueva Jersey, como parte del esfuerzo del gobierno por darle mayor prioridad a los casos cerca de la frontera entre Estados Unidos y México.

El abogado del gobierno, Matthew Hanson, respondió que Rueda fue arrestada en dos ocasiones, una por allanamiento de propiedad privada y otra por alterar el orden público.

Su abogada, Monika Langarica, dijo que esos arrestos ocurrieron durante manifestaciones pacíficas en apoyo a las personas que están ilegalmente en el país. Solo fue acusada en uno de los casos, y el cargo fue desechado.

Rueda, estudiante de la Universidad Estatal de California, campus Los Ángeles, fue arrestada por cargos migratorios el 18 de mayo afuera de la casa de un familiar en Los Ángeles en conexión con lo que la Patrulla Fronteriza dijo que era una investigación de tráfico de drogas.

Su madre, Teresa Vidal Jaime, fue arrestada en abril por violaciones migratorias en conexión con la misma investigación y posteriormente fue liberada. Ninguna de las dos fue arrestada bajo cargos relacionados con drogas.

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus iniciales en inglés) dijo que cumplirá con la orden de liberar a Rueda y considerará solicitudes adicionales por parte de su abogada.

Langarica presentó argumentos legales en apoyo de Rueda que incluían cartas del alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, y de la representante federal Karen Bass, demócrata de Los Ángeles.

El presidente Donald Trump ha mantenido en vigor el DACA mientras expande el alcance de los inmigrantes sujetos a deportación para incluir a personas sin condenas penales.

Durante los primeros 100 días de Trump en el poder, el ICE informó del arresto de más de 41.000 personas por cargos migratorios, un incremento de casi el 40% respecto al mismo periodo del año previo. Casi el 75% de los arrestados tenían condenas penales.

Rueda no presentó una solicitud para ingresar al programa DACA de la era Obama debido a que no podía costear la cuota de 463 dólares, dijo Langarica. Un fondo de becas acordó cubrir el gasto, que actualmente es de 495 dólares.

La audiencia se realizó bajo una fuerte seguridad en un centro de detención privado en San Diego.

Una banda tocó música ranchera afuera de las instalaciones para una pequeña multitud de simpatizantes.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.