AUSTIN, Texas, EE.UU. (AP) — Texas seguirá invirtiendo 800 millones de dólares en la seguridad fronteriza, asignará pocos nuevos fondos a escuelas públicas y mantendrá el mismo total de recortes a terapias para niños discapacitados, según el nuevo presupuesto estatal que la legislatura controlada por los republicanos aprobó el sábado.

La medida presupuestaria de 217.000 millones de dólares enviada al gobernador republicano Gregg Abbot quedará quizá como una simple anécdota frente al encono de la sesión legislativa que concluye el lunes y fue dominada por una “iniciativa sobre baños” que afecta a las personas transgénero y las medidas antiinmigrantes sobre las llamadas “ciudades santuario”.

Los ánimos se fueron caldeando hasta el fin de semana. El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, el director general de Apple, Tim Cook, y una decena de otros gigantes de la industria tecnológica enviaron el sábado una carta a Abbott en la que le piden que abandone la llamada iniciativa de los baños.

“Leyes de ese tipo son malas para los empleados y malas para las empresas”, reza la carta.

Los demócratas, maestros y defensores de los pobres en Texas advirtieron que el nuevo presupuesto ajustado para un estado en gran desarrollo _que tiene cuatro de las cinco grandes ciudades de más rápido crecimiento en Estados Unidos_ tendrá consecuencias durante mucho tiempo.

Para echar sal a la herida, afirman, la Legislatura deja intactos 11.000 millones de dólares.

Sin embargo, una firme ala conservadora del Partido Republicano en Texas que está creciendo y siendo cada vez más influyente hizo sentir su peso en el presupuesto.

Encabezados por el vicegobernador republicano Dan Patrick, exlocutor radial y conservador evangélico, los legisladores del Senado resistieron los pedidos de los moderados republicanos en la cámara baja para que se aprovecharan más ahorros de emergencia para equilibrar la desaceleración en el sector petrolero y canalizar más recursos a las aulas.

La disensión entre las facciones republicanas en la Cámara de Representantes y el Senado ocurrió el último fin de semana del mes debido a la “iniciativa de los baños” y amenaza con obligar a la Legislatura a una sesión especial.

Abbot, que a diferencia de otros gobernadores republicanos ha acogido las posibles restricciones de los baños respecto de las personas transgénero, no dejó entrever el sábado si mantendría a los legisladores en Austin.

A pesar de las tensiones, el presupuesto fue aprobado por clara mayoría en ambas cámaras, cuyos legisladores republicanos lo elogiaron por su austeridad responsable frente a la caída de los precios de energía.

Uno de los pocos aspectos de consenso bipartidista fue la asignación de 500 millones de dólares para nuevos recursos para servicios de protección infantil, que atraviesa por dificultades.

___

Sigan a Paul J. Weber en www.twitter.com/pauljweber

NO COMMENTS

Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.