CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El Partido Revolucionario Institucional, el del presidente Enrique Peña Nieto, adelantaba levemente el conteo de votos en el Estado de México, pero las cifras eran tan justadas el domingo por la noche que el principal partido de oposición, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), hablaba de empate técnico en unas elecciones consideradas clave de cara a las presidenciales de 2018.

Pedro Zamudio, presidente del Instituto Electoral del Estado de México, indicó que el resultado del conteo rápido _ “un ejercicio estadístico muy preciso” basado en una muestra de casi 1.300 actas_ daba al candidato del PRI, Alfredo del Mazo entre el 32,75% y el 33,59% de los votos, frente al 30,73%-31,53% de Delfina Gómez, la aspirante de Morena.

La participación, también según este muestreo, rondaría el 53-54 por ciento, siete puntos más que en las elecciones de 2011 y once más que las de 2005, en las que Peña Nieto fue elegido gobernador, un dato que sorprendió después de una jornada marcada por las denuncias cruzadas de compra de votos y de diversos actos y llamadas intimidatorias que pretendían que la gente se quedara en su casa.

De confirmarse este muestreo, el PRI se mantendría en el poder en la región más poblada del país, la de mayor influencia económica y política y donde ha estado gobernando ininterrumpidamente 88 años, algo que Morena parece que no está dispuesto a aceptar.

Las cifras ya reales, con el 29% del escrutinio, daban a Gómez un 32% de los votos frente al 31,5% de Del Mazo.

El líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, dijo que hay “en términos técnicos un empate” y que no aceptaba la derrota. “A los voceros de la mafia del poder les decimos que vamos a actuar de manera responsable no vamos a llamar a la confrontación, a la violencia, tenemos la razón, ganó la maestra Delfina y lo vamos a probar”.

López Obrador, dos veces candidato a la presidencia y que aspira a una tercera en 2018, aseguró que su movimiento no aceptaría “ningún fraude electoral”, como los que denunció en las presidenciales de 2012 y, sobre todo, en las de 2006 frente a Felipe Calderón. Y por eso llamó a ciudadanía a tomar fotografías de las actas para demostrar el triunfo de Gómez.

La incertidumbre marcó así el final de una jornada que el vendedor Rubén Sánchez Mendoza, de 47 años y vecino de Ecatepec, confiaba en que concluyera en un cambio.

“El tema es sacar al gobierno. Estamos cansados de tanta corrupción, de políticos corruptos, policías corruptos; quieren gobernar eternamente”, dijo tras votar por Delfina Gómez. “La verdad, sin un cambio, no veo un futuro para nosotros, ni nuestros hijos”.

Pero otros prefirieron la continuidad.

“Dicen que (los del PRI) son unos puercos, unos marranos, pero cuando menos nos dan”, opinó María Concepción Sánchez Morales, una jubilada de 65 años. “Dicen que dan frijol con gorgojo, pero siquiera dan frijoles”.

La mujer no dudó en defender a los priístas, pero también se quejó de la inseguridad. “Los asaltos, los robos son a todas horas”, afirmó.

Cerca de donde votó una lona corroboraba sus palabras: “Ratero (ladrón), si te agarramos no te vamos a remitir a las autoridades, te vamos a linchar”.

Además del mandatario del Estado de México, el domingo se votó para elegir gobernador y legisladores en Nayarit (en el oeste) y Coahuila (en el norte) _dos estados priístas y uno de ellos, el norteño, donde tampoco ha habido transición política_, así como alcaldes en Veracruz (en el este), en el que el PRI perdió por primera vez el año pasado y cuyo último gobernador está preso.

En estos tres estados fue el presidente del Partido de Acción Nacional, Ricardo Anaya, el que dijo que su partido llevaba ventaja al cierre de las casillas.

La tensión electoral se había incrementado horas antes de la apertura de las urnas en el Estado de México con llamadas intimidatorias para que la gente no saliera a votar, el reparto de folletos que parecían oficiales e indicaban qué hacer en caso de un ataque armado, y el hallazgo de cabezas de cerdo ensangrentadas frente a las instalaciones de Morena en varios municipios del estado, hechos que la Procuraduría General de la República investiga.

La aspirante del PAN a gobernadora del Estado de México, Josefina Vázquez Mota, fue la única que reconoció su derrota pero denunció el “uso desvergonzado” de recursos federales, de dádivas y amenazas en unas elecciones sin “autoridades imparciales” y que han hecho que “la gente confíe cada vez menos en los políticos y las instituciones”. Por este motivo, abogó por reformar todo el sistema político.

La Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) había registrado más de 650 denuncias previas, 278 solo en el Estado de México, y el domingo interceptó autobuses que iban sin pasajeros pero que, según una nota informativa del departamento, aparentemente tenían “el propósito de acarreo de votantes” hacia el Estado de México.

Por su parte, la procuraduría estatal investigaba el domingo la desaparición desde el sábado a la medianoche de un líder local de Morena, Oscar Juárez Cárdenas, informó un funcionario del departamento que pidió guardar el anonimato por no estar autorizado a dar declaraciones.

Lo que pase ahí será clave para todo el país. Es la región que más aporta a la economía después de la capital y el estado de mayor censo electoral, con 11,3 millones de votantes. Sin embargo, muchos expertos coinciden en que las prácticas caciquiles y clientelistas que perduran por la falta de alternancia política han enquistado problemas como la desigualdad, la violencia y la corrupción, males que ya costaron al PRI los gobiernos de cuatro estados el año pasado y han derivado en una fuerte caída en la popularidad de Peña Nieto, la más baja de un mandatario desde que se lleva registro.

Las alusiones a las presidenciales de 2018 llegaron desde antes de saberse los resultados y el presidente del PRI, Enrique Ochoa, no dudó en asegurar que su partido logró detener “el avance del populismo autoritario en el que Estado de México” y que lo volverán a hacer en 2018 porque “México no merece ser Venezuela”

Lopez Obrador, por su parte, habló de que “está iniciando la transformación de México”, un cambio, añadió, que será “para bien de la nación”.

___

Los periodistas de AP Mark Stevenson y Peter Orsi contribuyeron a esta nota desde el Estado de México.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.