ASIAGO, Italia (AP) — Nairo Quintana conservó la maglia rosa y aumentó su ventaja sobre Tom Dumoulin el sábado en la penúltima etapa del Giro de Italia, aunque no se alejó lo suficiente como para tener asegurado el título.

Tras batirse con Vincenzo Nibali y Thibaut Pinot en los 15 kilómetros finales, el ciclista colombiano arribó quinto en la 20ma etapa, la última de montaña, y ahora tendrá que defender la ventaja de 53 segundos que tiene sobre Dumoulin en la contrarreloj individual del domingo en Milán que clausura la edición centenaria del Giro.

Dumoulin marcha cuarto en la clasificación general, detrás de Nibali (a 39 segundos de Quintana) y Pinot (43 segundos), pero el holandés es uno de los mejores ciclistas del mundo en contrarreloj y es favorito para ganar el tramo final por amplio margen.

“Muchas veces, aunque no se refleje hacia afuera, el sufrimiento es muy grande. Por eso no es fácil atacar ni defenderse de rivales en tan buena condición”, explicó el colombiano. “Ha sido un día muy, muy difícil. Una vez nos marchamos tiré con todo lo que tenía, buscando sacar más tiempo a Dumoulin, que es el más favorito para mañana. No pensaba realmente en la bonificación, sino en distanciarlo lo máximo posible. Él también tenía aliados atrás y acabó recortando esa diferencia más amplia que teníamos después de la cima”.

Pinot ganó la etapa del sábado con un sprint en los metros finales. El francés cruzó la meta con tiempo de 4 horas, 57 minutos, 58 segundos, seguido por Ilnur Zakarin, Nibali, Domenico Pozzovivo y Quintana. Dumoulin entró décimo, con el principal grupo de perseguidores, a 15 segundos.

“Cuando faltaban tres kilómetros sólo pensaba en ganar tiempo, pero en los tres últimos kilómetros sí tenía en mente ganar la etapa”, dijo Pinot. “No es fácil ganar una etapa cuando estás en la pelea por la clasificación general, y esta era mi última oportunidad. Sin embargo, no es suficiente haber aumentado 25 segundos sobre Tom Dumoulin. La contrarreloj de mañana es ideal para él, pero haré lo mejor posible para limitar las pérdidas y conseguir el mejor resultado posible”.

La última etapa es una contrarreloj en ruta plana de 29,3 kilómetros desde el circuito Monza de la Fórmula Uno hasta el centro de Milán. Dumoulin ya ganó la contrarreloj de la décima etapa, en la que superó a Quintana por casi tres minutos.

“La crono de mañana (domingo) será muy diferente a la primera del Giro. Es un recorrido realmente para especialistas”, señaló Quintana. “Espero poder defenderme bien. No tenemos demasiado tiempo, pero a veces me acaban saliendo buenas contrarreloj y desde luego daré lo máximo de mí”.

“El nivel físico es muy parecido entre todos y pienso que las diferencias no serán demasiado grandes”, agregó. “Dumoulin es el rival más peligroso y Nibali y Pinot también van bien en la contrarreloj, aunque en condiciones normales no debería perder tanto tiempo con ellos. Confío en que la fatiga tras 20 días de Giro juegue a mi favor ante todos ellos”.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.