SANTIAGO DE CHILE (AP) — Un fiscal acusó el martes a ocho personas de colaborar en la malversación y lavado de dinero de al menos 25,5 millones de dólares, elevando a 51 los implicados en el mayor escándalo de la historia policial chilena, que mantiene a 24 uniformados en prisión preventiva, incluido un general.

Debieron presentarse 12 implicados, pero sólo aparecieron ocho, cinco de los cuales quedaron con arresto domiciliario total y tres más con arresto domiciliario nocturno. Además, 24 oficiales y suboficiales, están presos en una comisaría.

El fiscal principal del caso, Eugenio Campos, dijo que el jueves se presentarán cargos contra otras 12 personas y a fines de junio se acusará a los que no se presentaron el martes. Además de la malversación y lavado de dinero, Campos busca demostrar la existencia de una asociación ilícita al interior de carabineros (policía uniformada).

Es tal la cantidad de involucrados, la mayoría oficiales, que el Ministerio Público permitió ampliar la investigación desde 2006 a la fecha.

El actual director institucional, general Bruno Villalobos, dijo que cuando ocupó el cargo de director de inteligencia nunca supo nada. Lo mismo afirmaron el lunes los anteriores tres directores de carabineros.

Campos señaló que es posible que en la siguiente sesión se incremente la cantidad de dinero malversado y confirmó que se está mirando hacia paraísos fiscales, pues uno de los objetivos de la indagación es también saber qué pasó con el dinero.

Según el persecutor, los involucrados a más alto nivel depositaban recursos de la Unidad de Finanzas de Carabineros hacia distintas cuentas bancarias o de ahorro, cuyos dueños cobraban y devolvían a sus jefes, quedándose con un porcentaje que bordeaba el 10%.

Villalobos afirmó el fin de semana que los involucrados en los delitos incluso manipularon un nuevo sistema de programación para seguir con la malversación.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.