TAORMINA, Italia (AP) — El sábado por la noche, al final de una larga primera gira internacional como presidente de Estados Unidos, Donald Trump partirá de regreso a Washington tras inquietar a algunos aliados y tranquilizar a otros. Llegará a una Casa Blanca asentada bajo una nube de escándalos.

Trump participará durante el día en la segunda jornada de la cumbre del G7 en Sicilia, con la que cierra un viaje de nueve días que lo llevó además a Arabia Saudí, Israel, el Vaticano y Bruselas. La gira transcurrió sin sobresaltos, y el gobierno alaba los esfuerzos del presidente para forjar una nueva coalición para luchar contra el terrorismo mientras recrimina a sus socios en la OTAN que no aporten una cuota justa para sufragar su defensa.

Tras la pompa de un viaje presidencial al extranjero, a su regreso a suelo estadounidense el republicano se topará con los mismos problemas que asediaban su joven gobierno antes de partir.

Mientras el recién nombrado fiscal especial inicia su investigación sobre los posibles vínculos entre la campaña de Trump y funcionarios rusos, Jared Kushner, yerno del presidente además de uno de sus asesores más cercanos, ha pasado a ocupar el centro de la pesquisa, según The Washington Post. Su abogado dijo que cooperará con los investigadores.

Se espera que James Comey, el exdirector del FBI que dirigió la investigación sobre Rusia hasta que Trump lo despidió por sorpresa, testifique ante el Congreso sobre los informes de sus conversaciones con el presidente acerca del proceso.

Además, la búsqueda de un nuevo director para el FBI continúa.

Y la agenda política de Trump afronta problemas. El proyecto de ley republicano para la reforma sanitaria aprobado en la Cámara de Representantes tiene un futuro incierto por delate en el Senado tras un análisis de la Oficina de Presupuesto del Congreso que apunta que dejaría a 23 millones más de estadounidenses sin seguro en 2026. El presupuesto del presidente fue ampliamente criticado por los profundos recortes en programas sociales. Y algunos están empezando a cuestionar las posibilidades de una reforma sanitaria.

Pero antes de todo eso, Trump tiene una jornada por delante en Sicilia, que incluirá discusiones sobre economía, clima y migración, y una reunión con pequeños países africanos _ donde se sentará junto a los líderes de Níger y Túnez. Al término de la reunión de las siete naciones más industrializadas del mundo, y antes de embarcar en el Air Force One para regresar, el mandatario se dirigirá a las tropas estadounidenses desplegadas en una base en Italia.

Lo que no figura en su agenda es una conferencia de prensa.

De cumplirse, Trump rompería con la tradición de sus predecesores de celebrar al menos una comparecencia con preguntas durante su estancia en el extranjero. Nerviosos por la tendencia del presidente a empeorar la situación en su contra con declaraciones improvisadas, el personal de la Casa Blanca lo ha mantenido alejado de los periodistas durante la mayor parte del viaje.

___

Lemire está en Twitter en http://twitter.com/@JonLemire y Pace en http://twitter.com/@JPaceDC

NO COMMENTS

Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.