WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump aseguró que Estados Unidos “seguirá siendo el país más limpio” del mundo, luego de que anunció el retiro del país del pacto internacional diseñado para frenar el cambio climático, pero los hechos lo contradicen.

Los datos muestran que Estados Unidos es uno de los países más sucios en cuanto a contaminación por carbono, uno de los gases que atrapan el calor en la atmósfera.

Las cifras de un laboratorio del Departamento de Energía muestran que Estados Unidos es el segundo país más sucio en cuanto a emisiones de dióxido de carbono, detrás de China.

En 2014, el país arrojó al aire 237 veces más dióxido de carbono que Suecia, según cifras del Laboratorio Nacional Oak Ridge del Departamento de Energía estadounidense.

“En casi cualquier indicador relacionado con el clima, Estados Unidos no luce bien”, dijo Glen Peters, un climatólogo noruego que forma parte del Global Carbon Project, que clasifica las emisiones en todo el mundo.

En cuanto a contaminación de carbono por persona, Estados Unidos también es el segundo país más contaminante, detrás de Luxemburgo, según un estudio de 35 naciones desarrolladas y tres en desarrollo: China, India y Brasil, según las cifras del Departamento de Energía.

Eso significa que en promedio, cada estadounidense genera 17,3 toneladas métricas de dióxido de carbono por año, en comparación con 4,5 toneladas métricas que genera un sueco en promedio.

Si se compara con su nivel de desarrollo económico, Estados Unidos es el décimo país que genera más contaminación de carbono por Producto Interno Bruto detrás de China, India, Rusia, Estonia, Polonia, Corea del Sur, República Checa, México y Turquía, según la Agencia Internacional de Energía.

Comparado con Suecia, una nación que tiene un aire más limpio en casi todos los sentidos, Estados Unidos arroja casi cinco veces más dióxido de carbono por cada dólar en su economía.

Según algunas mediciones tradicionales de la contaminación atmosférica, Estados Unidos es más limpio que la mayoría de las naciones, aseguró William K. Reilly, quien encabezó la Agencia de Protección Ambiental norteamericana durante el gobierno del presidente George H.W. Bush.

Pero “cuando el problema con el que se trata es el dióxido de carbono, no somos notablemente mejores que el resto del mundo”, afirmó Reilly, agregando que Trump está “simplemente equivocado”.

Otros países están muy por delante de Estados Unidos en cuanto a energía más limpia, especialmente Alemania, que en ocasiones recurre completamente a las energías renovables, dijo el climatólogo de la Universidad de Princeton y profesor de Asuntos Internacionales Michael Oppenheimer.

Reilly recordó que hace 25 años Estados Unidos tomó el liderazgo ambiental en el mundo cuando se convirtió en el primer país industrial en ratificar el primer tratado contra el clima climático.

“Ahora dejamos eso atrás”, dijo Reilly. “Veremos a dónde va”.

___

Seth Borenstein está en: https://twitter.com/borenbears

NO COMMENTS

Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.