CARACAS (AP) — El dirigente y excandidato presidencial Henrique Capriles resultó afectado este lunes por el efecto de los gases lacrimógenos que lanzaron guardias nacionales a manifestantes opositores que tomaron la principal autopista de Caracas. Capriles tuvo que ser auxiliado por sus guardaespaldas, quienes lo sacaron cargado en brazos del lugar.

Capriles denunció en su cuenta de Twitter que cuando se retiraba de la autovía los integrantes de su equipo y él fueron “robados, golpeados” por miembros de la guardia nacional. “Todo mi equipo está herido”, agregó. Las autoridades no han ofrecido hasta el momento comentarios sobre el incidente.

La capital venezolana fue escenario de una nueva jornada de protestas cuando miles de personas, levantando banderas blancas, tomaron la vía para marchar hacia la Defensoría del Pueblo, en el centro de la ciudad, pero nuevamente fueron bloqueados por centenares de guardias nacionales, policías con tanquetas y seis camiones cisternas.

Las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos, balas de goma, canicas de cristal y metal, y chorros de agua para dispersar a los manifestantes, quienes por más de una hora se enfrentaron a las fuerzas de seguridad con piedras, bombas molotov, palos, botellas de pintura y excrementos conocidos como “puputov”.

En medio de la refriega resultaron lesionados Capriles y el diputado opositor Carlos Paparoni, quien sufrió una herida en la cabeza.

El diputado opositor Jose Manuel Olivares denunció a través de su cuenta de Periscope que los guardias nacionales atacaron con “más de 30 bombas lacrimógenas” a un centro de salud y un hospital de campaña que tenían grupos de socorristas en la urbanización Las Mercedes, en el este de la ciudad, y se llevaron las motocicletas de algunos medios. Olivares indicó que al menos cien personas resultaron lesionadas en la jornada de protesta.

En los alrededores de la Defensoría del Pueblo se presentó un grupo de personas quienes al grito de “y va caer, y va caer, este gobierno va a caer”, realizaron una protesta para exigir a ese organismo que actúe en defensa de los derechos humanos.

En medio de las protestas, el presidente Nicolás Maduro realizó un acto en la capital para juramentar el comando electoral del proceso de la Asamblea Nacional Constituyente que se encargará de redactar una nueva constitución.

Maduro agradeció a las fuerzas armadas por mantenerse sólidas en medio de la crisis.

“Que cada quien tome su decisión: si quiere voto o quiere bala; si quiere Constituyente o quiere guarimbas (barricadas) terroristas”, dijo Maduro en su programa dominical donde anunció que entre el 31 de mayo y el 1 de junio se abrirá el proceso de inscripción para los candidatos sectoriales y territoriales que integrarán la Asamblea Constituyente. La elección de los 545 constituyentes se realizará en julio.

Las protestas, que se iniciaron a finales de marzo a raíz de dos sentencias que dictó el Tribunal Supremo de Justicia contra la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, y que luego revirtió, han dejado al menos 60 muertos y más de 1.100 heridos, cifras que ya superan los registros de afectados que se reportaron en las protestas antigubernamentales del 2014.

El gobierno enfrenta la tensión política en medio de una crisis económica con una galopante inflación de tres dígitos; severos problema de escasez de alimentos, medicinas y otros bienes básicos; una recesión económica y un déficit fiscal.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.